A Carón Psicología
Cargando...
Eliminar precarga

Blog. ATENCIÓN PSICOLÓGICA A MUJERES Y MENORES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

ATENCIÓN PSICOLÓGICA A MUJERES Y MENORES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Desde el año 2006, cuando entramos a formar parte del programa Atención Psicolóxica a Mulleres e Menores vítimas de Violencia de Xénero del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, una de las principales líneas de trabajo en nuestra consulta ha sido la atención psicológica a mujeres víctimas de violencia de género y a sus hijos e hijas.

Los datos de la última macroencuesta sobre violencia de género, publicada el pasado mes de septiembre, indican que la búsqueda de ayuda en algún servicio formal (médico, servicios sociales, psicólogo/psiquiatra, etc.) o informal (amistades, familia) incrementa las posibilidades de acabar con la relación violenta.

¿En qué consiste el trabajo con mujeres víctimas de violencia de género?  

Acompañamos a estas mujeres en su proceso para afrontar la realidad de violencia que están viviendo, validando sus experiencias, co-construyendo sus recursos y alternativas.

Además de identificar los diferentes tipos de violencias que sufre o ha sufrido (física, psicológica, sexual, económica, social…) y la sintomatología específica asociada a los episodios violentos, en las sesiones de psicoterapia que realizamos abordamos diferentes aspectos de su historia de maltrato.

El ciclo de la violencia de género.

Un aspecto fundamental en el proceso de recuperación, es que la mujer tome conciencia y comprenda el ciclo de la violencia de género en la pareja y las dificultades que ella ha tenido o tiene para pensar y crear alternativas que le ayuden a salir de la situación de maltrato. También, que sea consciente del proceso de escalada de la violencia, donde la intensidad y la frecuencia de las agresiones se va incrementando a medida que pasa el tiempo.

A medida que van sucediéndose las distintas fases y se cierra y reanuda un nuevo ciclo, la autoimagen de la mujer se va deteriorando, se siente más indefensa y se genera una especie de anestesia emocional como mecanismo de adaptación.

Abordamos la reflexión crítica de los mitos del amor romántico presentes, como por ejemplo que el amor verdadero todo lo puede, que el amor es lo mas importante y requiere entrega total, o también los celos como prueba de amor. Estos mitos, entre otros, transmiten unos valores acerca de cómo debe ser una relación, generando expectativas no reales y justificando los celos y el control.

¿Cómo afecta la violencia de género a la marentalidad?

En aquellas mujeres que son madres, solemos encontrarnos con que su marentalidad se encuentra afectada. La percepción de ser una “mala madre” está presente. Ser una “buena madre” en nuestra sociedad (cumpliendo con lo que socialmente se espera de una madre) es una tarea ardua y cuando se trata de mujeres maltratadas por sus parejas se torna más complicado.

A la presión social de ser “buena madre” se le añaden las consecuencias en la salud física y emocional que provocan los episodios de violencia, la crianza difícil de los hijos y las hijas que requieren satisfacer unas necesidades específicas provocadas por el contexto de violencia, la culpabilidad por no estar protegiendo “lo suficiente” a sus hijos e hijas y las maniobras del maltratador sumándose al discurso social patriarcal de “mala madre”.

Niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia de género.

La intervención con los hijos y las hijas es importante. Abordamos su sintomatología (muy similar a la de la madre) tanto en sesiones de psicoterapia con ellos y ellas, como de manera indirecta trabajando con sus madres, proporcionándoles pautas y ayudándolas a que comprendan las respuestas idiosincráticas de sus hijos e hijas.

Unas respuestas que no dejan de ser mecanismos de adaptación a una situación que les genera una enorme ansiedad y miedo y que les lleva a adoptar diferentes conductas y comportamientos como reacción a cada una de las fases del ciclo de la violencia en la que se encuentren inmersos.

Estas conductas y comportamientos consisten en posicionarse y adoptar diferentes roles (rol de mediador/a, rol de cuidador/a, rol de chivo expiatorio, etc.) ante la violencia. Así, oscilarán entre la admisión y la negación de la violencia y la lealtad hacia el padre o la madre. Esto les lleva a afrontar la violencia como un secreto, con miedo y terror, asumiendo el modelo violento del padre (interiorizando sus creencias y valores o como una forma de protegerse ante la posibilidad de que se extienda hacia ellos y ellas) o afrontándola en numeras ocasiones como un conflicto de lealtades.

Una de las personas a las que más quieren en este mundo (su padre) y que debería ser una fuente de seguridad y protección, hace daño a la otra persona que más quieren (su madre). No saben qué hacer y experimentan la ambivalencia de si intervenir o no y junto a ella la culpabilidad.

Intentan adaptarse a lo que se espera de ellos y ellas por las dos partes, o a lo que ellos y ellas se imaginan que son los deseos de sus padres y madres.

En el siguiente vídeo, os explicamos en que consiste nuestro trabajo de intervención psicológica en violencia de género.


Deja tu comentario

Los campos con * son obligatorios